domingo, 31 de octubre de 2010

Cuento para niños, de Miguel Hernández


Un hogar en el árbol

Un día Nita vio un nido en el árbol, que había junto a su ventana.
-Toñito! -dijo a su hermano-. Se ve un nido en el árbol. Y dentro hay huevos. Uno, dos, tres, cuatro huevos!
En esto, vino un pájaro loco al árbol, se fue derecho al nido y se sentó sobre los huevos.
Mira! Mira! -dijo Toñito-. Hay un pájaro. Es el pájaro madre.
-Si! -dijo Nita-. Yo veo al pájaro padre también. Qué feliz es!
Una mañana Toñito dijo: “Ven conmigo Nita! Mira el nido ahora”.
Nita miró el nido. Adivina qué vio dentro.-Ooooooh! -dijo la niña-.
Uno, dos, tres, cuatro pájaros pequeñitos! Qué graciosos pájaros tan pequeñitos!
Pronto los pajaritos se hicieron grandes. Y querían volar.
-Mira -dijo uno de ellos a los otros!- Yo puedo volar. ¿Queréis verme volar?
Hop, hop, hop! Y el pajarito que quería volar cayó en tierra al intentarlo.
Vino el pájaro madre. Y también vino el pájaro padre.
Ellos no podían ayudar a su hijito, que se les había escapado del nido.
Pero Nita le cogió al pie del árbol.
-Ven aquí, Toñito! -dijo la niña-. Este pequeñito cayó del nido. Nosotros debemos ayudarle.
Tomó Toñito el pequeño pájaro, subió con él delicadamente sobre el árbol y le puso dentro del nido.
Un día el pájaro padre dijo:-Venid, venid, venid, hijitos míos, pajarillos de mi corazón!
Ahora ya podéis volar. Volad, volad conmigo!
El pájaro madre también dijo:-Volad, niñitos míos y del aire! Volad, volad conmigo!
Y los cuatro pajarillos echaron a volar. Y el pájaro padre iba delante.
Y el pájaro madre iba detrás. Nita y Toñito les despidieron gritando:Hasta la vuelta, pequeñuelos
y que no os vayáis a perderen las estrellas de los cielos.Venid siempre al atardecer.


Fuente: www.elcultural.es (España)

Cortázar : el argentino que se hizo querer de todos', México, 12/2/94.

Por García Márquez
Fui a Praga por última vez en el histórico año de 1986, con Carlos Fuentes y Julio Cortázar. Viajábamos en tren desde París porque los tres éramos solidarios en nuestro miedo al avión, y habíamos hablado de todo mientras atravesábamos la noche dividida de las Alemanias, sus océanos de remolacha, sus inmensas fábricas de todo, sus estragos de guerras atroces y amores desaforados. A la hora de dormir, a Fuentes se le ocurrió preguntarle a Cortázar cómo y en qué momento y por iniciativa de quién se había introducido el piano en la orquesta de jazz. La pregunta era casual y no pretendía conocer nada más que una fecha y un nombre, pero la respuesta fue una cátedra deslumbrante que se prolongó hasta el amanecer, entre enormes vasos de cerveza y salchichas con papas heladas...

http://www.revistaenie.clarin.com/literatura/Garcia_Marquez_0_359964200.html

Miguel Hernández. Estos inéditos imprevistos

Inéditos:


http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/28061/Miguel_Hernandez_Estos_ineditos_imprevistos

JOSÉ CARLOS ROVIRA | Publicado el 29/10/2010

Para la libertad, Miguel Hernández (Orihuela, 1910-Alicante, 1942) sangró, luchó y aún pervive. Mañana, el poeta alicantino, tantas veces umbrío por la pena, hubiese cumplido cien años, y es seguro que él mismo sería el primero en reírse de las peregrinaciones que se hacen por sus paisajes, o de la manipulación torticera de sus versos. El Cultural recupera hoy sus últimos inéditos, gracias al catedrático José Carlos Rovira, responsable del Año Hernandiano, que explica las peripecias que rodearon su descubrimiento; Juan Bonillarecrea su vida; Jorge Urrutia, máximo especialista en Miguel Hernández, analiza su obra poética; Agustín Sánchez Vidal arranca algunas de las máscaras del mito que hoy es Miguel Hernández, mientras que Gabrielle Morelli descubre su relación con el 27, y Francisco Díez de Revenga estudia su teatro. Además, Ricardo Senabre da cuenta de las novedades aparecidas este año en torno al poeta que escribió: “moriré como el pájaro: cantando,/ penetrado de pluma y entereza”.


Recibí ese retrato de Maurito en recuerdo. 30 enero 1891

Maurito 

Fils de Mauro Fernández
Recuerdo á Luis

Retrato de la firma  Budd & Paynter,

                              San José 
                              Costa Rica 

y la firma de don Mauro.

Federico, así se llama este hermoso niño de don Mauro si no me equivoco

La pena es que me falta el nombre de éste, su tercer hijo.




...me hubiera gustado participar, pues es muy cansado no hacer nada.

5 y 6 de noviembre, 1889, hacia Costa Rica con el Sr. Rudín
Louis Samuel Henchoz


5 de noviembre


Esta mañana cuando salí al puente, me anunciaron que se veían las islas Azores; en efecto, se distinguían unas montañas bajitas que se elevaban muy poco sobre el agua: esta era la última tierra que se ve cerca de Europa; durante muchos días no iba a ver más tierra. 


Tuvimos un lindo día; el sol daba un tinte plateado al mar y las olas reflejaban diferentes colores. Un espectáculo bellísimo, el mar estaba tranquilo, el barco se balanceaba como se balanceaba a un niño para dormirlo. Era algo hermoso.¡Ah! si uno pudiera comunicar esos pensamientos y esas impresiones a alguien; es duro sentirse solo. Cuando uno se siente solo, qué puede decir, qué puede hacer. 


Claro que tenía al Sr. Rudín, quien era muy bueno conmigo ; él habla mucho y nos paseamos juntos, más bien yo con él. Luego fui a su cabina para recibir una lección de español, lo hizo como se explica a un joven en la escuela. 


Luego asistí a una maniobra de los marineros; todo estaba tranquilo, cuando uno de los oficiales dio un martillazo a una gran campana y todo el mundo se desplazó hacia las bombas, como si hubiese un incendio, para luego descender las chalupas al mar. Esto era muy lindo, pero me hubiera gustado participar, pues es muy cansado no hacer nada.  


Hoy escribí en mi cabina sobre mi cama, que es mi mesa y con la silla que es mi valija. Esta noche tuvimos de nuevo la luna fantástica; es increíble ver la luna reflejarse y en movimiento, parece que la luna saliera del mar en el horizonte. Con este grandioso espectáculo voy a acostarme sobre mi colchón prometiéndome levantarme mañana temprano.


6 de noviembre


Esta mañana antes de las 4 de la mañana yo me dediqué a estudiar español y mi maestro estaba muy satisfecho de mí. Después de hacer mi toilete subí de nuevo hacia el puente de la nave y encontré precisamente al Sr. Rudín, que contemplaba el sistema solar; él empezó a explicarme el nombre y la posición de las estrellas que no se ven en nuestras latitudes, luego bajamos juntos para saborear un desayuno alemán y nos anunciaron que habría un desayuno inglés. 


El desayuno alemán consistía en un licor de genciana, un pedazo de pan y queso; el Sr. Rudín estaba muy contento de comer queso suizo. Posteriormente fuí a escuchar un poco de música que ejecutaban el Sr. Piguet y el Sr. Rudín, uno al piano y el otro en el violín.


Posteriormente nos paseamos por el bosque, que formaban las telas y las cuerdas que se asoleaban en el puente .


Tuve una hora de lección, y de repetición; así pasó el tiempo hasta el almuerzo. Navegamos ahora con una velocidad de 4 leguas por hora, en un día equivale más o menos 280 millas naúticas. Nuestro barco es un  vapor de 18 calderas; su longitud es de 100 metros, 12 de ancho. Tiene 2 pisos y en la parte trasera un comedor, un salón para fumar y una veranda espaciosa.


Los marineros casi todos son ingleses y hay algunos negros. Conocimos a uno de ellos que nos hizo mucha gracia y estuvimos escuchando música,


El mar estaba un poco encrespado y el vapor se balanceaba, lo que me provocaba una dificultad especial para escribir; la pluma se desliza o penentra el papel, como para atravesarlo.


Yo quisiera terminar cuando antes esta vida marina, que me cansa mucho. Si yo no hubiera tenido al Sr. Rudín para hablar de vez en cuando, el tiempo me hubiera parecido demasiado largo.



Al final del diario de Louis Samuel él anota que cuando conoció a los niños de Don Mauro Fernández se creó una relación afectiva a primera vista. Por eso no nos debe extrañar que Don Mauro le enviara a su país estas fotos con dedicatoria, hasta el de hoy las conservamos.

viernes, 29 de octubre de 2010

VIENTOS DEL PUEBLO ME LLEVAN, Miguel Hernández

Tomado de ElPaís.com
Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.
Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.
No soy de un pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España. (...)
Cantando espero a la muerte,
que hay de ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.
Hernandez1Así cantaba Miguel Hernández a la Vida y la Libertad; a la España de la Guerra Civil. Un pensamiento claro frente a la democracia y contra el autoritarismo, la fuerza y la injusticia. Una de las tantas ideas de este poeta de quien este sábado 30 de octubre seconmemora el centenario de su nacimiento en Orihuela (Alicante).Hernández falleció de tuberculosis el 28 de marzo de 1942 en el Reformatorio de Adultos de Alicante tras haber padecido un calvario de persecusión por parte del franquismo, pues estuvo en varias prisiones por haber defendido la República. (Artículos sobre Miguel Hernández en EL PAÍS)
Mejor escuchemos al poeta con algunos de sus poemas:


A mi alma
Murmuran que hablo muy poco
alma los que nada saben
de nuestros largos coloquios.

Motivos del primer lucero
Como lenguas de perros jadeantes,
rojas las sombras del árbol se alargan
por la grama del valle.
Sólo un sorbo de luz queda en la copa
ensangrentada del triste crespúsculo;
la noche ya hila sombras.
El licero del Véspero el azur
no horada aún con sus clavos del fuego...
(Y este apóstrofe lanza el pastor en las soledades campesinas).
"¡Lucero, abre tu luz!
Estalla trueno mudo, contra el éter,
y muéstrame con tu luz amorosa
la veredita verde.
Que no tropiece mi hato con obstáculos,
y en las pupilas conduzca, oro dentro
y tu plata en los labios". (...)

De El rayo que no cesa
Me llamo barro aunque Miguel me llame.
Barro es mi profesión y mi destino
que mancha con su lengua cuanto lame.
Soy un triste instrumento del camino.
Soy una lengua dulcemente infame
a los pies que idolatro pegada.
Como un nocturno buey de agua y barbecho
que quiere ser critatura idolatrada,
embisto a tus zapatos y a sus alrededores,
y hecho de alfombras y de besos hecho
tu talón que me injuria beso y siembro de flores. (...)

De Cancionero y romancero de ausencias En el fondo del hombre
agua removida.
En el agua más clara
quiero ver la vida.
En el fondo del hombre
agua removida.
En el agua más clara
sombra sin salida.
En el fondo del hombre
agua removida.
***
El corazón es agua
que se acaricia y canta
El corazón es puerta
que se abre y se cierra.
El corazón es agua
que se remueve, arrolla,
se arremolina, mata.

Después del amor
No pudimos ser. La tierra
no pudo tanto. No somos
cuanto se propuso el sol
en un anhelo remoto.
Un pie se acerca a lo claro.
En lo oscuro insiste el otro.
Porque el amor no es perpetuo
en nadie, en mí tampoco.
El odio aguarda un instante
dentro del carbón más hondo.
Rojo es el odio nutrido.
El amor, pálido y solo.
Cansado de odiar, te amo.
Cansado de amar, te odio.
Llueve tiempo, llueve tiempo.
(...)
Amor: aleja mi ser
de sus primeros escombros,
y edificándome, dicta
una verdad como un soplo.
Después del amor, la tierra.
Después de la tierra, todo.
Y los invito a que compartan en este blog, Papeles perdidos, algunos de los poemas o versos de Miguel Hernández, uno de los más destacados poetas españoles del siglo XX, que más les gusten.

martes, 26 de octubre de 2010

Soliloquio final del amante interior. Wallace Stevens

Luz, primera luz de la noche, como en un cuarto
En el que descansamos y, casi por nada, pensamos
Que el mundo imaginado es bien esencial.

Este es, por tanto, el más intenso rendez-vous.
Es en esta idea en la que nos recogemos,
Fuera de todas las indiferencias, en una sola cosa:

Dentro de una sola cosa, un solo chal
Que nos abriga bien, pues somos pobres, un calor,
Una luz, un poder, la milagrosa influencia.

Ahora, aquí, nos olvidamos el uno al otro y de nosotros.
Sentimos la oscuridad de un orden, una totalidad,
Un conocer, lo que arregló la cita,

Dentro de su vital circunscripción, en la mente.
Decimos: Dios y la imaginación son uno.
La candela más alta, que alta ilumina lo oscuro…

Y fuera de esta luz, de esta mente central,
Hacemos nuestra casa en el aire nocturno,
Donde estar los dos juntos es lo suficiente.

Versión de Andrés Sánchez Robayna

sábado, 23 de octubre de 2010

Tributo a Miguel Hernández

La Academia Norteamericana rinde homenaje a Miguel Hernández en Nueva York


Ayer, 10.39


Nueva York, 23 oct (EFE).- La Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) rindió ayer homenaje en Nueva York a la obra de Miguel Hernández para conmemorar el centenario del nacimiento de uno de los poetas españoles más importantes del siglo pasado.


"Aunque truncada por su temprana y trágica muerte, la obra poética de Miguel Hernández es uno de los ejemplos más vehementes y perentorios de la altura a la que puede llegar la expresión poética", explicó a Efe el académico español Gerardo Piña Rosales, director desde hace dos años de la entidad con sede en Nueva York.


En un acto que acogió el Centro Español La Nacional de Manhattan, varios expertos en literatura española ofrecieron su visión sobre el impacto de la obra de este autor, que nació en 1910 y murió 32 años después en la prisión de la ciudad de Alicante tras ser condenado por las fuerzas franquistas.


El próximo 30 de octubre, el autor nacido en Orihuela (Alicante), conocido como el poeta del pueblo, hubiera cumplido cien años, pero desde que comenzó 2010 no han cesado los actos en homenaje de un autor recordado como símbolo de la segunda República española y víctima de la Guerra Civil, a los que ahora se suma la Gran Manzana.


En su intervención, llamada "Los rostros de Miguel Hernández", Piña Rosales repasó los momentos más importantes de la vida del autor y cómo estos marcaron su obra, y lo hizo "a través de motivos icónicos, desde las primeras fotografías del poeta adolescente en su casa de Orihuela (Alicante) hasta los dibujos que se hicieron cuando murió en la cárcel", según explicó.


"En la poesía de Hernández, el corazón y la palabra, mutuamente conjurados, conmueven profundamente al lector, revelándole, como la ciega embestida del toro o la furia fulgurante del rayo, lo implacable de la muerte y el misterio ineluctable de nuestro destino", indicó el académico en declaraciones a Efe.


Además del director de la ANLE, también participaron en el homenaje el peruano Christian Rubio, profesor de la Universidad de Luisiana, y la española Nuria Morgado, profesora de literatura española en el College of Staten Island y The Graduate Center, de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY).


Rubio presentó "El pensamiento sociopolítico y religioso de Miguel Hernández en su poesía y prosa", un estudio de la evolución del pensamiento de Hernández a través de un análisis de su verso y prosa.


Para Rubio, la obra hernandiana refleja "no sólo la vida del autor, sino también la época en que fue escrita, teniendo como fondo su ideología sociopolítica y sus creencias religiosas".


Morgado presentó por su parte "La mujer en la poesía de Miguel Hernández", donde destacó "la visión de igualdad social que el poeta oriolano confería a la mujer, a la que cantó desde un nivel erótico, amoroso y social", y que es "una fuente frecuente de inspiración".


El programa del homenaje también incluyó la lectura de varias de las creaciones de Hernández, así como de poemas creados por el poeta bilingüe gallego residente en Nueva York Francisco Álvarez Koki, cuyos títulos más recientes incluyen "Ratas en Manhattan" (2007), "Para abril e amantes" (2003) y "Alen da frontera" (1999).

domingo, 17 de octubre de 2010

Explotación ignominiosa en palabras del poeta Neruda





El poeta Pablo Neruda, en un discurso en 1947 en el Senado de Chile, denunciaba las condiciones de vida de los mineros de su país y preguntaba indignado: 

¿Cómo es posible, Señor Presidente, tolerar que nuestros compatriotas estén entregados a esta explotación ignominiosa?.

A ellos dedicó este poema de su Canto General

XII


SUBE a nacer conmigo, hermano.

Dame la mano desde la profunda
zona de tu dolor diseminado.
No volverás del fondo de las rocas.
No volverás del tiempo subterráneo.
No volverá tu voz endurecida.
No volverán tus ojos taladrados.
Mírame desde el fondo de la tierra,
labrador, tejedor, pastor callado:
domador de guanacos tutelares:
albañil del andamio desafiado:
aguador de las lágrimas andinas:
joyero de los dedos machacados:
agricultor temblando en la semilla:
alfarero en tu greda derramado:
traed a la copa de esta nueva vida
vuestros viejos dolores enterrados.
Mostradme vuestra sangre y vuestro surco,
decidme: aquí fui castigado,
porque la joya no brilló o la tierra
no entregó a tiempo la piedra o el grano:
señaladme la piedra en que caísteis
y la madera en que os crucificaron,
encendedme los viejos pedernales,
las viejas lámparas, los látigos pegados
a través de los siglos en las llagas
y las hachas de brillo ensangrentado.
Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta.

A través de la tierra juntad todos
los silenciosos labios derramados
y desde el fondo habladme toda esta larga noche
como si yo estuviera con vosotros anclado,
contadme todo, cadena a cadena,
eslabón a eslabón, y paso a paso,
afilad los cuchillos que guardasteis,
ponedlos en mi pecho y en mi mano,
como un río de rayos amarillos,
como un río de tigres enterrados,
y dejadme llorar, horas, días, años,
edades ciegas, siglos estelares.

Dadme el silencio, el agua, la esperanza.

Dadme la lucha, el hierro, los volcanes.

Apegadme los cuerpos como imanes.

Acudid a mis venas y a mi boca.

Hablad por mis palabras y mi sangre.

El río de la vida...y el crepúsculo en la montaña

http://www.youtube.com/watch?v=yWu3hE29qSo

 http://www.youtube.com/watch?v=wQCZrFIoMQo

Becerra nos transporta al Caribe...le inspira Marbella, sus ojos y honesta condición de selva.



Marbella tiene una mirada que me recuerda al maíz
Gustavo Adolfo Becerra


Su padre, el botero, hasta cuando fabrica anzuelos
para atrapar tiburones, la cuida de los lirios
y de los muchachos que podrían dejar abandonados por ella,
bajo cualquier higuerón, sus camisas y cuadernos.

Por eso, el viejo lobo le enseña a caminar sobre las aguas
con una pequeña embarcación que se llama panga,
para cuando ya no esté te sirva al menos el ejemplo.

Ella sabe que su hermana mayor ya tiene un hijo
y la que está cumplir, y que la sigue, dieciséis,
también carga uno en su vientre de paloma.

Imagina nuevas temperaturas y nuevos valles,
por eso se cuida ella de los accidentes gramaticales,
para poder escribir con letra caligráfica su nueva vida.
También se recrea en los aprendizajes del álgebra
para poder contarla, sin tener que bajar la mirada.

Mirándola a los ojos he descubierto su país:
las callejuelas detenidas de una aldea llamada “San Francisco”
y las siete familias que la componen.

El miedo al silencio le ruboriza las mejillas.

Para seguir viviendo, se aplica un perfume de rosas marchitas.

Marbella todas las mañanas cruza el río
para ir al Colegio, con su padre,
el viejo botero sabe lo que hace, y ya va en Tercero.

De acuerdo a sus planes juveniles cuida niños
que no nacieron de su corazón
por unos pesos de trigo con los cuales vence el hambre,
o al menos le disputa un sitio en la mesa.

Quizás nunca ella ha tenido el tiempo de soñarse
para imaginarse en las orillas de una nueva ventana.

En el momento en que escribo este poema
me parece que es feliz en la paz de estas montañas.
Sólo Marbella sabe el sentido de la semilla
que le incuba, el gesto del agua
cuando la transparenta, los labios pequeños
que quizás nunca han besado, y sus ojos
viviendo en los míos porque tampoco quiero irme
de sus verdades, de su honesta condición de selva,
de esa luminosidad razonable que tiene su camino






sábado, 16 de octubre de 2010

¡LIU lleno de luz sin LIBERTAD!

El deseo humano de libertad

  • 'Fui encarcelado por 'propaganda antirrevolucionaria e instigación de delitos'
  • 'El odio actúa como un corrosivo para la sabiduría y la conciencia humana'
  • 'Estoy convencido de que no se va a detener el progreso político de China'
Junio de 1989 representó un importantísimo punto de inflexión en los 50 años de la trayectoria de mi vida. Hasta entonces, yo había sido uno más de aquel primer grupo de estudiantes que, tras la Revolución Cultural (en 1977), había entrado en la universidad después de que se restableciera el examen de ingreso; mi carrera había sido un tranquilo paseo desde la etapa de estudiante hasta que conseguí mi título de doctorado.
'Lo que yo me exigía a mí mismo era que tenía que vivir con honradez, con responsabilidad y con dignidad'
Después del doctorado, me quedé en la Universidad Normal de Pekín como profesor adjunto. Desde la altura de la tarima, yo era un profesor popular y bien acogido por los alumnos. Al mismo tiempo, era un intelectual con proyección pública. En los años ochenta había publicado artículos y libros que habían causado impacto, me invitaban frecuentemente a dar conferencias en lugares muy diversos y me habían llamado incluso para ir al extranjero, a Europa y a los Estados Unidos, como profesor visitante.Lo que yo me exigía a mí mismo era que, ya fuera como persona o como profesor, tenía que vivir con honradez, con responsabilidad y con dignidad.
Posteriormente, al regresar de los Estados Unidos para tomar parte en el movimiento de 1989, fui encarcelado por "propaganda antirrevolucionaria e instigación de delitos", con lo que perdí la plataforma que había constituido mi pasión; ya nunca más me han permitido publicar nada o hablar en público en China. Simplemente por haber expresado puntos de vista divergentes en política y por haber tomado parte en un movimiento pacífico y democrático, un profesor pierde su cátedra, un escritor pierde el derecho a publicar y un intelectual público pierde la oportunidad de hablar en público, lo que resulta triste, no sólo para mí mismo como persona sino también para China después de tres décadas de reformas y apertura.
Si reflexiono sobre ello, mis experiencias más dramáticas a partir del 4 de junio han estado ligadas todas ellas a los tribunales; las dos oportunidades de las que he dispuesto para hablar en público se han debido a procesos judiciales celebrados ante el Tribunal Popular de Segunda Instancia de Pekín, una de ellas, en enero de 1991 y otra, ahora. Aunque en una y en otra ocasión las acusaciones han sido diferentes, en esencia han sido la misma: las dos han sido delitos de expresión.

20 años después, los espíritus no descansan

Transcurridos veinte años, los espíritus inocentes del 4 de junio todavía no descansan en paz y yo me he visto arrastrado a la vía de la disidencia por mi identificación apasionada con el 4 de julio. Tras abandonar la prisión de Qincheng en 1991, perdí mi derecho a hablar con franqueza en mi propio país y sólo he podido expresarme así en medios de comunicación del extranjero y, por lo tanto, he estado sujeto a un estricto control durante años; me han tenido bajo vigilancia (desde mayo de 1995 a enero de 1996); me han sometido a reeducación mediante trabajos forzados (de octubre de 1996 a octubre de 1999) y ahora, una vez más, los enemigos del régimen me han vuelto a sentar en el banquillo de los acusados.
'Todavía sigo fiel a la convicción que expresé hace veinte años en mi declaración con motivo de mi segunda huelga de hambre, esto es, que no tengo enemigos, que no albergo odio contra nadie'
Sin embargo, aún así quiero aclararle a ese régimen que me priva de mi libertad que todavía sigo fiel a la convicción que expresé hace veinte años en mi declaración con motivo de mi segunda huelga de hambre, esto es, que no tengo enemigos, que no albergo odio contra nadie. Ninguno de los policías que me han estado vigilando, ninguno de los fiscales que me han perseguido, ninguno de los jueces que me han sentenciado son mis enemigos. Aunque yo no pueda aceptar de buen grado su vigilancia, sus detenciones, su persecución o sus sentencias, yo respeto su profesionalidad y su personalidad, incluso las de Zhang Rongge y Pan Xueqing, que en la actualidad están actuando en nombre de la fiscalía. He podido apreciar su respeto y su sinceridad en el interrogatorio que me hicieron el 3 de diciembre.
El odio actúa como un corrosivo para la sabiduría y la conciencia de una persona; la animosidad como actitud mental es capaz de envenenar el espíritu de una nación, de instigar enfrentamientos brutales a vida o muerte, de destruir la tolerancia y la humanidad de una sociedad y de paralizar la marcha de una nación hacia la libertad y la democracia. En consecuencia, espero ser capaz de trascender mis vicisitudes personales para comprender el desarrollo del estado y los cambios de la sociedad, para hacer frente a la hostilidad del régimen con la mejor de las intenciones y para desactivar el odio con amor.
'El proceso de abandono de 'la filosofía del enfrentamiento' facilitó la explosión de creatividad popular y la rehabilitación del afecto mediante incentivos coherentes con la naturaleza humana'
Como bien sabemos todos, las reformas y la apertura pusieron en marcha el desarrollo del estado y los cambios de la sociedad. Desde mi punto de vista, el fenómeno empezó cuando se abandonó "la idea de la lucha de clases como vínculo fundamental", que fue el principio imperante en la época de Mao. En su lugar, nos comprometimos con el desarrollo económico y la armonía social. El proceso de abandono de "la filosofía del enfrentamiento" consistía en ir diluyendo gradualmente la actitud mental de animosidad, ir eliminando la psicología del odio y ahuyentar "la purga" de la que nuestra sociedad se había impregnado. Fue este proceso el que proporcionó un ambiente relajado para las reformas y la apertura, tanto en el interior de la nación como en el extranjero, y para la restauración del amor mutuo entre las personas, y un terreno humano propicio para la coexistencia de valores diferentes e intereses diferentes, y el que, por tanto, facilitó la explosión de creatividad popular y la rehabilitación del afecto mediante incentivos coherentes con la naturaleza humana.
Manifestación por su libertad, en Hong Kong. | Efe
Manifestación por su libertad, en Hong Kong. | Efe
El abandono del "anti imperialismo y anti revisionismo" en el plano externo y de la "lucha de clases" en el interno puede considerarse la premisa básica de la continuidad de las reformas y la apertura de China hasta el día de hoy. La orientación de la economía al mercado, la tendencia cultural hacia la diversidad y el cambio gradual desde el orden hasta el imperio de la ley son conceptos que se han beneficiado de la disolución de la animosidad como actitud mental. Incluso en el ámbito político, donde los avances son lentísimos, la disolución de la animosidad como actitud mental ha conseguido que el poder político sea más tolerante con la diversidad de la sociedad; la intensidad de la persecución de los disidentes ha disminuido de manera muy importante y la caracterización del movimiento de 1989 ha cambiado de "rebelión instigada" a "agitación política".
La disolución de la animosidad como actitud mental ha conseguido que el poder político haya ido aceptando poco a poco la universalidad de los derechos humanos. En 1998, el gobierno chino prometió al mundo que firmaría las dos convenciones internacionales de derechos humanos de las Naciones Unidas, lo que supondría el reconocimiento de las pautas universales de los derechos humanos por China; en el año 2004, el Congreso Nacional del Pueblo incorporó por primera vez a la constitución que "el estado respeta y protege los derechos humanos", lo que significaba que los derechos humanos habían pasado a ser uno de los principios fundamentales del imperio de la ley. Mientras tanto, el régimen actual proponía asimismo "colocar a las personas en primer lugar" y "crear una sociedad armoniosa", lo que indica un avance en el concepto de gobierno que tiene el Partido [Comunista de China].

Un avance perceptible entre rejas

Este avance a nivel general ha sido perceptible asimismo en mi propia experiencia personal desde que fui detenido.
'En la tramitación de mi caso no se ha producido ninguna falta de respeto, ni dilaciones injustificadas, ni confesiones a la fuerza'
Sin dejar de insistir en mi inocencia y en que las acusaciones contra mí son inconstitucionales, en el año y pico transcurrido desde que perdí la libertad he pasado por dos lugares de detención, cuatro jefes de policía antes de ser procesado, tres fiscales y dos jueces. En la tramitación de mi caso no se ha producido ninguna falta de respeto, ni dilaciones injustificadas, ni confesiones a la fuerza. Su actitud desapasionada y racional ha demostrado siempre y en todo caso buena voluntad. El 23 de junio pasé de la situación de vigilancia domiciliaria al Centro de Detención número 1 de la Oficina Municipal de Seguridad Pública de Pekín, el conocido como Beikan. He comprobado personalmente los progresos que se han registrado en el régimen de vigilancia en los seis meses que he pasado en él.
Estuve un tiempo en el antiguo Beikan (Banbuqiao) en 1996 y, comparado con el de hace una década, el Beikan de la actualidad ha experimentado una mejora sustancial de las instalaciones en el aspecto material y de la administración en el aspecto inmaterial.
Imágenes de Xiaobo en la cárcel. | Reuters
Imágenes de Xiaobo en la cárcel. | Reuters
En particular, la innovadora gestión humana de Beikan, basada en el respeto a los derechos y a la dignidad de los presos y en la aplicación de un régimen de gobierno más flexible tanto en lo que pueden decir como hacer los detenidos, ha tomado cuerpo en detalles como la música que suena antes de las comidas y a la hora de despertarse y acostarse, lo que ha infundido a los presos una sensación de dignidad y buen trato y ha estimulado la concienciación de que deben mantener el orden en sus celdas, al mismo tiempo que ha combatido la idea que los guardianes tenían de sí mismos como amos de la cárcel y de los reclusos, que ha redundado no sólo en un estilo de vida más humanizado sino que ha mejorado enormemente el ambiente entre los internos y su actitud peleona. Yo he mantenido un estrecho contacto con Liu Zhen, que era el responsable de mi celda. La gente se ha sentido bien tratada debido a su respeto y su atención a los presos, que se han reflejado en el cuidado de cada detalle y que han impregnado sus palabras y sus actos sin excepción. Haber conocido a una persona sincera, honesta, responsable y de buen corazón como Liu Zhen ha sido realmente un golpe de buena suerte durante mi estancia en Beikan.
Las creencias políticas se basan en convicciones como éstas y en experiencias personales; yo estoy firmemente convencido de que nunca se va a detener el progreso político de China y me siento totalmente imbuido de un optimismo esperanzado en que la libertad va a llegar a China en el futuro, porque no hay fuerza alguna que pueda contener el deseo humano de libertad. Al final, China llegará a convertirse en un país en el que impere la ley y en el que los derechos humanos estén por encima de todo. Espero ilusionado que ese progreso se refleje en este proceso judicial y estoy deseando asimismo que llegue el veredicto justo del tribunal, un veredicto capaz de superar el examen de la historia.

La experiencia más feliz, el amor de mi esposa

El Nobel y su esposa, Liu Xia. | Reuters
El Nobel y su esposa, Liu Xia. | Reuters
Pregúntenme cuál ha sido mi experiencia más feliz de las dos últimas décadas y les responderé que ha sido el haber recibido el amor desinteresado de mi esposa, Liu Xia. Ella no puede estar presente hoy en la sala de justicia, pero quiero decirte, amor mío, que estoy seguro de que tu amor hacia mí seguirá siendo el mismo de siempre. A lo largo de los años, durante mi vida privado de libertad, nuestro amor ha sufrido las amarguras impuestas desde fuera, pero no ha conocido límites. A mí me han condenado a una prisión material mientras que tú estás esperando a una inmaterial. Tu amor es la luz del sol que traspasa los muros y los barrotes de la prisión, que acaricia cada milímetro de mi piel, que calienta toda mi celda, que me hace mantenerme interiormente tranquilo, generoso y alegre, hasta el punto de que cada minuto en la cárcel está lleno de significado. Sin embargo, mi amor por ti está ensombrecido por sentimientos de culpa y remordimiento, lo bastante intensos, a veces, como para hacerme vacilar. Soy una roca inconmovible en el desierto, que se yergue desafiante, azotada por las tormentas más violentas, demasiado fría como para que nadie se atreva a tocarla. Sin embargo, mi amor es fuerte y penetrante y puede abrirse paso en cualquier obstáculo.
Aunque me machacaran hasta reducirme a polvo, te abrazaría con mis cenizas.
'Espero ser la última víctima de la interminable inquisición china y que a partir de ahora nadie más vaya nunca a la cárcel por decir lo que piensa'
Con nuestro amor, cariño mío, voy a afrontar con toda tranquilidad este nuevo proceso, sin arrepentirme en absoluto de la opción que he elegido y mirando al futuro con optimismo. Espero con todas mis fuerzas el momento en que mi país sea la tierra de la libertad de expresión; en la que las opiniones de todos los ciudadanos sean tratadas de la misma manera; en la que los valores, las ideas, las convicciones, las opiniones políticas diferentes compitan entre sí y coexistan pacíficamente; en la que las opiniones de la mayoría y de las minorías reciban idénticas garantías y en la que, muy en particular, las opiniones políticas diferentes de las de quienes ostentan el poder sean respetadas y protegidas en toda su integridad; en la que todos los ciudadanos tengan la posibilidad de expresar sus opiniones políticas sin miedo y en la que nadie sea perseguido políticamente por expresar en voz alta su disidencia. Espero ser la última víctima de la interminable inquisición china y que a partir de ahora nadie más vaya nunca a la cárcel por decir lo que piensa.
La libertad de expresión es el fundamento de los derechos humanos, el origen de la condición humana y la madre de la verdad. Impedir la libertad de expresión es lo mismo que pisotear los derechos humanos, estrangular la condición humana y silenciar la verdad.
No me siento culpable por haber ejercido mi derecho constitucional a la libertad de expresión, por haber cumplido plenamente con mi responsabilidad social como ciudadano chino. Si me acusaran de eso, no tendría ninguna queja. ¡Gracias!

Piedra de Luna

Como tus dientes, si, Como tus huesos extendidos bajo el viento que todo lo lava y limpia. Como aquella lluvia relampagueante en el Alta...