domingo, 17 de octubre de 2010

Becerra nos transporta al Caribe...le inspira Marbella, sus ojos y honesta condición de selva.



Marbella tiene una mirada que me recuerda al maíz
Gustavo Adolfo Becerra


Su padre, el botero, hasta cuando fabrica anzuelos
para atrapar tiburones, la cuida de los lirios
y de los muchachos que podrían dejar abandonados por ella,
bajo cualquier higuerón, sus camisas y cuadernos.

Por eso, el viejo lobo le enseña a caminar sobre las aguas
con una pequeña embarcación que se llama panga,
para cuando ya no esté te sirva al menos el ejemplo.

Ella sabe que su hermana mayor ya tiene un hijo
y la que está cumplir, y que la sigue, dieciséis,
también carga uno en su vientre de paloma.

Imagina nuevas temperaturas y nuevos valles,
por eso se cuida ella de los accidentes gramaticales,
para poder escribir con letra caligráfica su nueva vida.
También se recrea en los aprendizajes del álgebra
para poder contarla, sin tener que bajar la mirada.

Mirándola a los ojos he descubierto su país:
las callejuelas detenidas de una aldea llamada “San Francisco”
y las siete familias que la componen.

El miedo al silencio le ruboriza las mejillas.

Para seguir viviendo, se aplica un perfume de rosas marchitas.

Marbella todas las mañanas cruza el río
para ir al Colegio, con su padre,
el viejo botero sabe lo que hace, y ya va en Tercero.

De acuerdo a sus planes juveniles cuida niños
que no nacieron de su corazón
por unos pesos de trigo con los cuales vence el hambre,
o al menos le disputa un sitio en la mesa.

Quizás nunca ella ha tenido el tiempo de soñarse
para imaginarse en las orillas de una nueva ventana.

En el momento en que escribo este poema
me parece que es feliz en la paz de estas montañas.
Sólo Marbella sabe el sentido de la semilla
que le incuba, el gesto del agua
cuando la transparenta, los labios pequeños
que quizás nunca han besado, y sus ojos
viviendo en los míos porque tampoco quiero irme
de sus verdades, de su honesta condición de selva,
de esa luminosidad razonable que tiene su camino






1 comentario:

Poeta grande, aire gigante, árbol erguido, amor del bueno, salud en el mes de julio. Deseo la voz de tus historias y nutrir los horizontes q...