lunes, 25 de febrero de 2013

¡Atardeceres revientan en silencio...celajes humedecen rostros y recuerdos...horizontes de aire tibio eternizan este amor que te profeso. Dejo al fondo el instante de sol maduro que amanece siempre fresco. Permanece en este espacio veraniego, aunque seco, moja el aire nuestro encuentro!




Piedra de Luna

Como tus dientes, si, Como tus huesos extendidos bajo el viento que todo lo lava y limpia. Como aquella lluvia relampagueante en el Alta...