lunes, 14 de diciembre de 2015

'Yazco inerme en tus brazos tibios. Ha partido mi alma en buena barca. Aún siento tu leve aliento de libélula en celo y celosa animando mi vuelo. Siémbrame en el jardín de tus bonsais. Haz de mí una boca, unos labios, millones de besos. Te llevaré en mis dientes, asida como un tierno y dulce diente de león para sorprender a los ángeles cuando estornuden al escuchar mi verdad: este amor que te sembré es la única veracidad de tu presencia'.
¡Amor, te suspiro!

Foto de mi abuelo materno Luis Federico Castro Barquero http://www.teletica.com/noticias/72806-Hijos-de-emigrantes-engrosan-la-lista-...