viernes, 24 de junio de 2016



La soledad era eterna
y el silencio inacabable.
Me detuve como un árbol
y oí hablar a los árboles. 


De Árboles Hombres de J.R. Jiménez