viernes, 24 de junio de 2016



La soledad era eterna
y el silencio inacabable.
Me detuve como un árbol
y oí hablar a los árboles. 


De Árboles Hombres de J.R. Jiménez



Piedra de Luna

Como tus dientes, si, Como tus huesos extendidos bajo el viento que todo lo lava y limpia. Como aquella lluvia relampagueante en el Alta...