miércoles, 16 de julio de 2014

Emily Brontë


Cumbres borrascosas catapulta a una Emily tímida y solitaria



emily_bronte_g

Selección por Érika Henchoz

erikahenchoz@gmail.com
Del cine libre, atrevido, surrealista y rotundamente genial de Luis Buñuel se rescata la adaptación de la novela Cumbres borrascosas, ambientada en el México del siglo XIX y titulada “Abismos de pasión” (1954) como la mejor lograda de este clásico de la literatura inglesa, superando con ello la versión de William Wyler, estrenada en Estados Unidos un 1 de enero de 1939.  Esta es la única novela que escribió Emily Brontë que solo vivió 30 años en épocas victorianas. Hoy esta pieza considerada un clásico ya ha sido llevada al cine por no menos de una docena de directores.

Ambientada en escenario yermos, con música de Raúl Laviste,  “Luis Buñuel construyó una historia de amor loco y pasiones extremas con un tono tenso y tirante … un ambiente enrarecido, de pesadilla y fatalista,  y diálogos intensos, secos y directos, en los que sobresale el amor enajenado y terminante, el odio visceral, la venganza sin límites, la conciencia clasista, la decadencia personal, las relaciones familiares y el destino más allá de la muerte”.

Críticos del séptimo arte anuncian que “el relato cinematográfico de Buñuel es llevado con gran pulso narrativo, que impide una caída rítmica en el interés de una historia fotografiada y puesta en escena con maestría.  El empleo de la acostumbrada simbología buñueliana que vincula la posesión y la dominación con la muerte, y el uso espléndido de los fenómenos atmosféricos como ligazón de los sentimientos de los personajes,  son bien delineados en sus carencias y anhelos vitales y acomodado el espíritu de la historia de Emily Brontë, al universo del autor de Calanda, en Aragón”.
Buñuel comentó “que para los surrealistas ‘Cumbres Borrascosas’ era un libro formidable, pues ellos amaban el ‘amor fou’ por encima de todo. Contó que en 1953, el productor Oscar Dancigers tenía contratados a Jorge Mistral (español) e Irasema Dilián (brasileña, pero de origen polaco) para llevar a cabo una comedia romántica. Buñuel no mostró agrado sobre el argumento y entonces Dancigers le recordó que él le había hablado de su adaptación de ‘Wuthering Heights’. Buñuel se lo mostró y Dancigers aceptó. Buñuel hizo pocos arreglos al guion que tenía listo. Según él mismo, se trata de una película dura, sin concesiones y que respeta el sentido del amor de la novela”.

Esta es una de las obras más complejas de la historia de la literatura inglesa que haya sido escrita por una joven del siglo XIX .  Pero resulta que “Emily Brontë fue una mística, como lo demuestra su poesía, y en “Cumbres borrascosas” dramatiza su percepción intuitiva de la naturaleza de la vida.
“Wuthering Heights” (nombre en inglés de la novela) fue escrita en 1847. 

Emily Brontë o Ellis Bell nació a finales de julio de 1818 y murió 30 años después, por culpa de la tuberculosis. Su familia se cultivó a través de la literatura que encontraron en   la casa parroquial de Haworth donde se instalaron.  Cada una de  sus hermanas escribió su propia novela: Charlotte (1816-1855) y Anne (1820-1849), se  les reconoce frescura en sus escritos y estructuras literarias novedosas. Además de ellas, Emily contaba con su hermano pintor Branwell (1817-1848) autor de las pinturas arriba puestas,  y otras dos hermnas mayores que fallecieron muy jóvenes.

En 1845, una de sus hermanas, Charlotte, descubre  los poemas de Emily, y decide  publicar un libro con las poesías de las tres hermanas que titula “Poemas por Currer, Ellis y Acton Bell (1846)”, empleando cada hermana las iniciales de su nombre en los seudónimos. Lo pagaron ellas, pero sólo se vendieron dos ejemplares.

No obstante,  solo la poesía de Emily Brönte ha sido reconocida como una de las mejores de ese siglo, y sigue siendo admirada por su originalidad, su lírica y sus imaginativas referencias personales.
“Cumbres Borrascosas” es una novela arrebatadora y romántica, una venganza que se prolonga hasta el final y un amor que irá más lejos todavía. Es, en definitiva, una complicada tragedia que constituye una de las obras maestras de la literatura”.

Tres años después de haber escrito Cumbres Borrascosas y ante el lecho de muerte, escribe Emily:
“¡Oh, dejadme morir!, que al fin la voluntad y el destino cesen su lucha cruel, y que el bien conquistado y el mal vencedor se disuelvan en un reposo único.”

Argumento


“Comienza con la llegada del niño Heathcliff al hogar de los Earnshaw,  traído por el padre de la familia desde Liverpool.  Esta criatura trastornará por completo la tranquila vida de su familia adoptiva así como la de sus vecinos, los Linton.

Es una historia de amor y de venganza, de odio y locura, de vida y de muerte. Catherine Earnshaw y Heathcliff desarrollan una relación de dependencia mutua a lo largo de su vida, desde la infancia hasta más allá de la muerte.

La libertad que Heathcliff representa no es la más idónea para una mujer que pretende ser respetable, y Catherine acabará casándose con el hijo de los Linton, Edgar, magistrado de la región. Éste le dará un hogar, la Granja de los Tordos, y estabilidad.
A lo largo de dos generaciones, cuyos nexos comunes serán Heathcliff y la observadora y narradora de la historia, Nelly Dean, se descubre el pasado y el presente de los personajes, en versiones distintas de sí mismos, comparados generalmente con las matrioskas rusas”.

martes, 8 de julio de 2014

Piedra

José Emilio Pacheco

Lo que dice la piedra
sólo la noche puede descifrarlo

Nos mira con su cuerpo todo de ojos
Con su inmovilidad nos desafía
Sabe implacablemente ser permanencia

Ella es el mundo que otros desgarramos



Las flores del mar
José Emilio Pacheco
                                                           A la memoria de Jaime García Terrés

Danza sobre las olas, vuelo flotante,
ductilidad, perfección, acorde absoluto
con el ritmo de las mareas,
la insondable música
que nace allá en el fondo y es retenida
en el santuario de las caracolas.

La medusa no oculta nada,
más bien despliega
su dicha de estar viva por un instante.
Parece la disponible, la acogedora
que sólo busca la fecundación,
no el placer ni el famoso amor,
para sentir: ­Ya cumplí,
ya ha pasado todo.
Puedo morir tranquila en la arena
donde me arrojarán las olas que no perdonan.

Medusa, flor del mar. La comparan
con la que petrifica a quien se atreve a mirarla.
Medusa blanca como la X'Tabay de los mayas
y la Desconocida que sale al paso y acecha
desde el Eclesiastés al pobre deseo.

Flores del mar y el mal las Medusas.
Cuando eres niño te advierten:
Limítate a contemplarlas.
Si las tocas, las espectrales
te dejarán su quemadura,
la marca a fuego, el estigma
de quien codicia lo prohibido.

Quizá dijiste en silencio:
­Pretendo asir la marea,
acariciar lo imposible.

Nunca lo harás: las medusas
no son de nadie celestial o terrestre.
Son de la mar que no es ni mujer ni prójimo.

Son peces de la nada, plantas del viento,
quizá espejismos,
gasas de espuma ponzoñosa

En Veracruz las llaman aguas malas.

Foto de mi abuelo materno Luis Federico Castro Barquero http://www.teletica.com/noticias/72806-Hijos-de-emigrantes-engrosan-la-lista-...