lunes, 27 de julio de 2015

Cuenco de hojas secas



Apelamos a lo natural/ al aroma, y al gozo que la ternura da/ fluímos
pronto, mío, río al mar/ a tu gusto: exquisito, sin aditivos./ Lo básico fue esencial./ De especias este cuenco/ su intenso color cúrcuma resaltó por sobre tus hombros altos/ robusto tronco, paisaje anhelado/ espesa bebida en una silenciosa noche./ De verdor tu recuerdo, como el claro almíbar, como el amor y el verbo del poeta fiel/. 

Fuiste un poema de agua nacarada./ Veintiún mil hojas vivas cubrieron tu entorno,/ estrellas fugaces gozaron de tu luz, natural./ Húmeda tu estructura, como la mía./ Cero fallas telúricas entre miradas./ Frente altiva./ Cruce de tibios olores y sabor a miel./ Besos de mango, dulce/ como frutos maduros para los tiempos venideros./ Amarillo Sol, tu altar.

Caímos suave entre muslos de aire./ Anunciamos ante nuestros cuerpos aquél atardecer./ Fundiste caracoles entre celajes ¿quién, si no vos?/ ¿supiste quien te amó?/ Venciste al calor, se agrietó y resquebrajó el tatuado alegre que lucí en la sien./ Lo dulce endurece el fuego/  la lumbre de encuentros se apagó por tu estampida sin freno./ Transpiro entre poros, heridos/ ante ojos con desgaste, pupila de hiel. / Lo natural se extingue/ no hay muerte entre tu amor y el mío/ tu caída, estrepitosa, desde la montaña fue mortal./ Forzada entre muro y muro/ esa advenediza luz, trémula y en extremo delgada que advertí acabó la historia/. Apelo al frío/ ahora/ como se ahorcaron un sinfín de aves en busca de agua fresca y miel.

erika henchoz

jueves, 23 de julio de 2015




Prolongar el almuerzo hasta la cena/ Recorrer entre tanto el campo/ Tu voz / Nuestra geografía serena/ y luego el mar, al mar./ Agita tu risa de escándalo y Sol/ tu paso ancho, seguro./ Húndete como el caracol bajo la arena, / amada,  salada, alada/ batiéndose entre garzas blancas./ Sacude el aire,/ respira el sueño, corre./ Persigue el campo cargado de jazmines/ Cae, perfuma el cabello, atrae la estrella/ Cena/ Flota/ Abriga mi alma/ Mi sueño es tuyo.

e. henchoz

viernes, 17 de julio de 2015










Recoje
Extiende
Vuela, 

Te cubra el aire

Soberano, él,

Fresco, ligero, azul Rey.

Las alas se alínean hacia tu norte,
Frontal instante de vértigo aclama.
Te palpo, siento,
Avanza, que el viento haga temblar tu voz, la mía.
Tus piernas, estiran, crezcan, corrijan.
Sopla,
Más fuerte, arráncame el nombre.
Susurra el vuelo,
Atrapa seguro ese tránsito de aves
Que llevas en tu pecho.
y levanta miradas desde tus noches blancas.

Foto de mi abuelo materno Luis Federico Castro Barquero http://www.teletica.com/noticias/72806-Hijos-de-emigrantes-engrosan-la-lista-...