domingo, 26 de octubre de 2014

Dionisio Cabal, concierto en la Sala Garbo: “Con tres heridas viene”-

Este viernes 31 de octubre, en la Sala Garbo, a partir de las 7.45 p.m.  el cantautor Dionisio Cabal dará su concierto “Con tres heridas viene”- Homenaje a la vida y la obra del poeta español Miguel Hernández. Afluente importante de los contenidos de  las canciones de Cabal, Hernández es objeto de homenajes, cada año, en el mundo sensible de habla hispana que le considera sencillamente poeta imprescindible. Cabal será acompañado en la guitarra por su invitado especial, el guitarrista Alex Sandoval.  Pueden hacerse las reservaciones y solicitarse información a los teléfonos 2222-1034 y 8994-4987. El público podrá participar de una intensa y emocionante atmósfera de verso y canción. Poemas cantados con melodías creadas por Alberto Pérez (del grupo Los Lobos, de España), Alberto Cortez, Joan Manuel Serrat, Paco Ibáñez y el propio Dionisio Cabal. Es una realización de Más Cultura Producciones.

LAS TRES HERIDAS DEL POETA.

LA DE LA VIDA.- Hernández tuvo por primer oficio la trashumancia, ser pastor de cabras en la abrupta región valenciana que le vio nacer y que talló su carácter y sus horizontes poéticos. Pobre como el que más, vivió una vida dura alimentada por el hambre de justicia y la sed de amor. A los 22 años ya contaba entre sus amigos a Pablo Neruda y a Vicente Aleixandre.  Al acaecer la Guerra Civil Española se enroló como combatiente republicano en el  famoso 5to Regimiento en 1936, formado en Madrid. Combate en Teruel, Andalucía y Extremadura. En 1937 se casa con Josefina Manresa y traba amistad con el gran poeta peruano César Vallejo.

LA DE LA MUERTE.- Al caer la República Española ante el fascismo, traicionada por las democracias europeas, Miguel Hernández sufre su primera muerte. El hombre que había llenado de versos libertarios las trincheras verá la sombra triunfante del eje Berlín-Roma sobre el sacrificio de los grandes pueblos de España. Luego sufrirá prisión por varios años,  siendo trasladado a distintos centros penales. Murió en la cárcel de Alicante, a las 5.32 minutos de la madrugada del 28 de marzo de 1942. Tenía 31 años. Da escalofrío saber que no pudieron cerrarle los ojos (y en ello se inspirará Vicente Aleixandre: “Tus grandes ojos azules/ abiertos se quedaron bajo el vacío ignorante…”).

LA DEL AMOR.- Quedan, para que la humanidad se mantenga en vela, sus libros poderosos.  Poeta sin concesiones, emociona y compromete a los lectores. No se puede ser neutral estéticamente (esto es, ideológicamente) ante los poemas de Hernández. Todo es amor, pasión, fuerza arrebatadora de la vida. Desesperadas ganas de vivir y de que la vida sea plena en el sentimiento, construida con besos, abrazos, tierra, panes, vuelos, rayos generadores, ternuras y bellezas, repudiando la maldad calamitosa del dinero, el egoísmo y la indiferencia.

Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!

Pablo Neruda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Piedra de Luna

Como tus dientes, si, Como tus huesos extendidos bajo el viento que todo lo lava y limpia. Como aquella lluvia relampagueante en el Alta...