martes, 4 de febrero de 2014


Zhivago catapultó a Boris Pasternak a la fama



Picture probably taken during the 40s of Russian w

Por Erika Henchoz

 erikahenchoz@literofilia.com
Una sola novela excelsa, convulsa e idílica fue suficiente para que en 1958 se le otorgara el Nobel de Literatura al poeta ruso Boris Pasterak. Un premio retirado por su hijo Evguene 30 años después por enredos políticos en la era estalinista.
Nacido un 10 de febrero de 1890, “sus poemas también revelaban una nueva estética basada especialmente en inusuales asociaciones de imágenes y en una mirada filosófica a la naturaleza y la historia. Pasternak se consagra en Rusia como un gran poeta,  un ‘magnífico’ poeta. No obstante, los críticos literarios de la Rusia comunista le censuraron sus libros al colmo de que solo pudiera publicar  dos colecciones de poemas, En trenes de la mañana (1943) y La vastedad terrestre (1945)”, cuentan sus biógrafos.
Boris Pasternak padeció, como otros, los años de la dictadura estalinista. Lo mismo le sucedió Anna Ajmátova y Marina Tsvietáieva. A Gumiliov lo fusilaron, y Osip Mandelstam fue recluido en un “campo de trabajo” en las afueras de Vladivostok, Siberia. Allí muere y le entierran en una fosa común.
Cuentan que la hermosa obra novelada de Pasternak, Doctor Zhivago, publicada en 1957 en Italia, fue rechazada de plano por las casas editoras rusas ‘por su velada crítica al comunismo’. Internacionalmente, no obstante, la novela mereció un gran reconocimiento, tanto, que se tradujo a no menos de 30 idiomas y se adaptó magistralmente al cine.
“El doctor Zhivago es, ante todo, la novela de un poeta que pone a prueba los límites del género para hablar de todo aquello que convulsiona el alma humana: amor, ideología, historia, religión, naturaleza”, dice Marta Rebón, una de sus  traductoras que se adentró  en los avatares de Yuri Zhivago en aquella desgarradora Rusia. Para Rebón un mensaje emerge nítido del libro: “En tiempos calamitosos de guerras y bandos, la poesía siempre triunfa por encima de todo”, publicó El País, en el 2010.

Evgene, su hijo, le representa

El 12 de noviembre del 2010,  escritores y editores madrileños vivieron un momento especial  cuando recibieron a  Evgeni Pasternak, hijo primogénito de Boris Paternak, su mujer Elena y su nieta Anastaia  para la presentación  de la nueva traducción al castellano de El doctor Zhivago,  a cargo de Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores con motivo del 50 aniversario de la muerte del autor. Por primera vez, Zhivago fue traducida directamente del ruso.
El País es el medio de comunicación que publica, sobre esta obra maravillosa, las palabras de Alejandro Amenábar:  “Doctor Zhivago es una de las películas que mejor combina la grandiosidad y la épica con momentos íntimos, sentimentales y románticos. Es una historia ambientada en la revolución bolchevique, la guerra civil rusa y la primera contienda mundial. Hay batallas, escenas de acción y grandes movimientos de masas pero su director David Lean siempre supo trasladar al espectador la ternura de una mirada o de una caricia; la belleza de un paisaje nevado; la explosión de la primavera o la sensibilidad que habita en el corazón de Yuri Zhivago”.
“Amenábar pone como ejemplo la brutal carga del ejército zarista contra los manifestantes en las calles de Moscú, una escena que los espectadores sienten en toda su intensidad y crudeza viendo únicamente en primer plano la reacción de Omar Sharif ante tal horror”.
“La novela se publicó en Italia en 1957, como ya se dijo. El productor Carlo Ponti compró los derechos para llevarla al cine pensando en que su mujer, Sophia Loren, interpretara a Lara, la protagonista femenina. Pero David Lean no estaba de acuerdo. Veía a Sophia Loren demasiado alta, latina y sensual y eligió para el papel a una joven y rubia británica que, por entonces, empezaba a despuntar en largometrajes como El soñador rebelde o en series de televisión como El santo. Su nombre, Julie Christie. Para el papel protagonista, el del doctor Zhivago, Lean eligió a Omar Sharif con el que ya había trabajado en Lawrence de Arabia. Fue la película que le convirtió en toda una estrella mundial. Sin embargo, hace unos años, durante una visita a España, Sharif confesaba que Doctor Zhivago no le gustaba del todo porque “es demasiado romántica y sentimental”.
“Doctor Zhivago no pudo rodarse en las nevadas estepas rusas por motivos políticos. David Lean y su equipo buscaron por medio mundo los exteriores necesarios para el rodaje y los encontraron en España, en diversas localidades de Granada y, sobre todo, de Soria. En el barrio de Canillejas de Madrid se alzaron los decorados de una gran avenida que parecían el mismísimo centro de Moscú. España vivía entonces en pleno franquismo y el rodaje de algunas escenas provocó que sucediera algo que parecía imposible: que sonara la Internacional y que se rodaran manifestaciones en favor de la revolución y del comunismo”, anota el diario español.

Entendidos con las beaux-arts

Leonid Pasternak el padre de Boris fue un excelente retratista de muchas figuras como escritores, artistas y cantantes de la época.
Boris creció en un hogar donde la música, la literatura y el arte eran constantes compañeros.
Leonid, su padre, pintó a Tolstoi que visitaba su casa regularmente, fue un amigo asiduo de la familia, Rainier María Rilke,  gentil poeta alemán, Sergei Rachmaninoff, Aleksandr Skriabin,  amigo compositor e ídolo de Boris Pasternak.
Este boceto de un niño sentado a la mesa refleja una imagen usual de Boris escribiendo concentrado por horas, algo usual en él mientras escuchaba música.

Antes de morir, Tolstoi, le dice a Pasternak:

Todo pasará: el dinero, las grandes naciones, incluso los grandes reinos están destinados a desaparecer, lo único que no desaparece es la verdad que encierra el arte porque solo así sobrevivirá el arte.
Muchos amigos escritores de Pasternak fueron víctimas de la revolución:  entre ellos, están también, el destacado poeta Aleksandr Blok, Gorki y otros.
En esa época, Boris se privó de escribir por 20 años, tradujo a Shakespeare, Goethe y Schiller para el Teatro del Arte en Moscú,  bajo la tutela de su director y gran pedagogo Konstantín Stanislavski.
Con la muerte de Stalin, Pasternak comenzó a escribir Doctor Zhivago de forma muy reservada, comentan los documentalistas del escritor. Al terminar la obra sobre Zhivago, novela de muchos amores y personajes,  fue catalogada negativamente por algunos críticos por el hecho de haber sido publicada  primero en Italia y no en Rusia.
Giangiacomo Feltrinelli, apodado Osvaldo, fue el editor de Dr. Zhivago. Este italiano fue un conocido político y activista comunista. En 1954 fundó la exitosa casa editorial Editore, dijo que con Doctor Zhivago, apostaba a una novela maravillosa y la publicó.

David Lean lleva a Zhivago al cine

En un recóndito lugar de Indochina el renombrado director cinematográfico David Lean terminaba un film que le daría la vuelta al mundo. Justo en el desierto de Jordania, filmó Lawrence de Arabia con el actor británico de cine, teatro y televisión Alec Guiness y el novato actor Omar Sharif. Después de Lawrence de Arabia vino esta  otra película cuyo silbido daría la vuelta al mundo, El puente sobre el río Kwai.

Fue allí donde Lean  comenzó a leer Dr. Zhivago y quedó impactado y junto al escritor guionista Robert  Bolt, duraron un año realizando el texto que daría vida gracias a la película de la Metro-Goldwyn-Mayer Inc. Dr Zhivago representa a esos muchos hombres devotos a su familia, a su tierra, a su patria pero sobretodo un hombre que detestaba la violencia, pese a estar destinado a vivir en constante conflicto de guerra.
Lara, el amor que hizo soportable su vida, encarnaba la fe  y la esperanza en la revolución rusa: una guerra civil bárbara cubierta de nieve, una  guerra sin fin.

Premio Nobel de Literatura, ¿Qué paso?

Pasternak ganó y aceptó el Premio Nobel en 1958 pero fue denunciado como traidor por varios grupos comunistas soviéticos, soportando presiones de carácter político y amenazas de expulsión de Rusia tras lo cual, para escapar de los gulags,  anunció públicamente su voluntad de no partir al exilio y desistió del premio.
Doctor Zhivago se publicó por fin en la Unión Soviética en el año 1987, más de treinta años después de su creación. Entre sus restantes trabajos se encuentran la autobiografía Salvoconducto (1931) y un libro de memorias publicado en 1957.
Vargas Llosa dijo de la novela: Es una hermosa creación, nacida del horror y la grandeza de un apocalipsis histórico, que no se explicaría sin él, pero que, a la vez, escapa de él, y lo niega, anteponiéndole algo distinto, un objeto creado que debe todo su ser a la imaginación, al sufrimiento de un artista y a su malabarismo retórico.
“Más contundente en su alabanza es Isaiah Berlin: una de las raras obras que describen el amor de una forma tan auténtica como pocos han sabido hacer”.
Su obra cuenta con los títulos publicados: Días únicos 2013; Doctor Zhivago 1957 (2004); La vastedad terrestre 1945; En trenes de la mañana 1943; El segundo nacimiento 1932; Salvoconducto 1931; Mi hermana, la vida 1922; Por encima de las barreras 1917; El gemelo entre las nubes 1914.
Cierra Zhivago …… No amar es casi un homicidio y no tendría fuerzas para inferir tal golpe a nadie. Muere a los 70 años de edad, en mayo de 1960.

Otros escritores del Mes  http://literofilia.com/?cat=389

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Piedra de Luna

Como tus dientes, si, Como tus huesos extendidos bajo el viento que todo lo lava y limpia. Como aquella lluvia relampagueante en el Alta...