jueves, 12 de septiembre de 2013

El hambre se cubre con amor cuando golpea fuerte. Pero al amor hay que saberlo alimentar también cuando ya no hay suficiente pan en la mesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario