lunes, 10 de diciembre de 2012





¡Amor…Amor!

Si acaso he de morir,
Amor,
Ahogado;
deseo que sea
en el fondo
cristalino
de tus ojos de agua.

Que sea en su destino
que yo me hunda
y me confunda con sus algas
profundas y divinas:

Si acaso
he de navegar eternamente
por haber extraviado
brújula y camino,
que sea en tu mar
es lo que pido
humanamente.

Si acaso he de gastar
mis pies buscando
yo una cima,
que sea en tu monte, amor,
es lo que pido.

Que sea en tus ojos de agua
que yo naufrague,
que sea por Dios en ellos
que yo me muera…

Que sea en tu mar
que yo me pierda
sin tiempo y hora
para reencontrarme…

Que sea en tu norte
que toque el cielo
sin alas blancas
y sin desvelo.

Si acaso he de morir,
Amor,
Ahogado,
que sea en el fondo cristalino
de tus ojos de agua.

¡Amor …Amor!




Guardabarranco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Piedra de Luna

Como tus dientes, si, Como tus huesos extendidos bajo el viento que todo lo lava y limpia. Como aquella lluvia relampagueante en el Alta...